mensaje para las fiestas.

COMO LO VE BILL, p. 284
Un Año Nuevo: 12 meses, 52 semanas, 365 días, 8,760 horas, 525,600 minutos – una ocasión de considerar direcciones, objetivos y acciones. Tengo que hacer algunos planes para vivir una vida normal, pero también tengo que vivir emocionalmente dentro de un marco de veinticuatro horas, porque así no tengo que hacer resoluciones de Año Nuevo. Puedo hacer de cada día un día de Año Nuevo. Puedo decir, “Hoy haré esto . . . Hoy haré aquello . . .”. Cada día puedo medir mi vida y tratar de hacerlo un poquito mejor, decidir seguir la voluntad de Dios y hacer un esfuerzo para poner en acción los principios de nuestro programa de A.A.